Banner
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 

¿Cómo se inician las prácticas sexuales?

Prácticas_foto01Las prácticas sexuales son todas las formas de expresar nuestros deseos sexuales. El deseo sexual es un impulso natural que todos y todas tenemos desde que nacemos y hasta la muerte, es un impulso que se vive como una tensión o necesidad del cuerpo que va acompañada de fantasías o imágenes mentales (ver LINK INTERNO: deseo sexual en Unidad uno: noviazgo). El deseo se va expresando de muy diferentes maneras y con distintas prácticas en cada etapa de la vida: desde el placer que experimenta un bebé ante el cuerpo de su madre cuando es amamantado, las sensaciones corporales y el placer en los tocamientos y juegos de la infancia. en los que aún no esta integrado el erotismo.

¿Cómo son las prácticas sexuales en la adolescencia?

Por todos los cambios hormonales y el entorno social, en la adolescencia el deseo sexual se vive con mayor intensidad, se pueden tener fuertes sensaciones corporales, sentir que tu cuerpo tiembla, que te sonrojas ante una sonrisa, y más, los chicos pueden llegar a presentar erecciones y a las chicas se les puede humedecer la vagina (tener lubricaciones), todas esas sensaciones que te llevan a fantasear o a soñar con la persona que te gusta. Es importante que puedas reconocer todas esas sensaciones del cuerpo, que las identifiques y aprendas poco a poco cómo actuar y cómo dar la mejor salida a tus deseos.

Nadie nace sabiendo qué hacer con su sexualidad, sino que vamos aprendiendo en la práctica, y como es un área muy íntima y personal, hay que experimentarla con delicadeza y cuidado. En muchas ocasiones la masturbación es una forma de expresar nuestros deseos (LINK INTERNO: masturbación en Unidad Uno, noviazgo), utilizar nuestras manos para acariciar el propio cuerpo y los genitales es una forma sana de dar salida a nuestras fantasías sexuales y de ir conociendo nuestras zonas erógenas, antes de iniciar los besos, las caricias y las prácticas sexuales con una pareja, para lo cual hay que tener paciencia.